Las corrientes de resaca

Hoy os hablo de un fenómeno marítimo llamado corrientes de resaca o de retorno. Seguro que habéis oído en muchas ocasiones la palabra resaca, pero asociada a otras cosas… No, esta vez se trata de algo más peligroso aún. Parece que este año está siendo especialmente fatal en muchas de nuestras playas. Las corrientes de resaca son una de las causas que provocan más ahogamientos entre los bañistas.

Se trata de un peligroso efecto por lo apenas invisible del mismo. De hecho, los pocos indicios que dan las resacas -éstas, no las otras…- moverían a pensar que donde se producen precisamente es una zona segura.

El mar, los océanos, en su constante contacto con las costas, envían oleaje. Más fuerte o más débil, el rozamiento con la tierra produce estas ondas que chocan con nuestros acantilados y playas. Las olas. Es un aporte de masas de agua muy importante que, una vez llegado a la tierra, debe regresar.

Estructura de una corriente de resaca o de retorno y posibles escapatorias.

Estructura de una corriente de resaca o de retorno y posibles escapatorias.

Todas esas masas se reorganizan en función de los fondos, la orografía, los vientos y la fuerza del oleaje para retornar al mar por unos caminos determinados. Justo por donde las olas no son tan grandes. Son como sumideros de retorno al mar, y es allí donde se establecen esas corrientes superficiales que empujan todo hacia dentro, incluidos nosotros, si somos atrapados.

¿Cómo detectar una corriente de resaca?

Las corrientes de resaca inhiben el oleaje. La fuerza de empuje hacia dentro hace que las olas en esa zona no rompan de igual forma, sean prácticamente inexistentes. Es decir, si en una playa vemos zonas de rompiente intercaladas con otras zonas en donde no hay olas, posiblemente estemos ante una corriente de retorno, una corriente de resaca. Aparentemente será una zona tranquila, pues no hay olas, y podría ser elegida para tomar ese baño refrescante. Error. Seguramente en cuanto dejemos de hacer pié en el fondo no podremos controlar nuestra vuelta a la arena y seremos arrastrados hacia dentro. Y tenemos un problema.

Un claro ejemplo de oleaje inhibido por una corriente de resaca. Peligro.

Un claro ejemplo de oleaje inhibido por una corriente de resaca. Peligro.

¿Cómo salir de la corriente de resaca?

Nuestro instinto nos hará nadar hacia la orilla. MeeecError. La corriente podría ser demasiado fuerte y nuestras fueras limitadas. Luchará con una fuerza mayor y más duradera que la nuestra, y eso no nos interesa. Por mucho que braceemos hacia tierra, si estamos inmersos en una corriente de resaca, no alcanzaremos la playa. Piensa que la resaca te aleja de la playa, cierto, pero no te sumerge… Así pues, calma. La salida de esta situación es dejarse llevar, no luchar e ir buscando una salida paralela. Si vemos olas romper, ir hacia ellas. Nadar paralelo a la costa en la dirección en donde las olas estén más cercanas. No luchar contra la corriente. Be water, my friend, nunca mejor dicho, y aprovechar esa fuerza para salir por la parte trasera de la corriente, intentando, eso sí, en la medida de lo posible, no alejarse mucho de la playa. Desde luego, si hay alguien cercano, pedir ayuda levantando el brazo siempre está bien, pero si está demasiado cerca seguramente esa persona también está en problemas…

Ale, ¡al agua!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Amigo aire acondicionado

Hoy acaba el mes de julio de 2015. Un mes que, sin duda, será recordado como uno de los más cálidos desde que se tienen registros, si no el que más. Esperaremos a tener los datos oficiales, tanto de la AEMET a nivel nacional como de la NOAA y la NASA a nivel global, pero la sensación es que nunca hemos pasado tanto calor como estos 31 días pasados.

Ciudades, barrios, casas, nuestros mismos cuerpos, llevan acumulando calor desde hace más un mes. Y el calor tiene inercia. No bastará un único día de refresco ni un día de chubascos para que desaparezcan estas temperaturas, me temo. Ayer, hoy, las tormentas son protagonistas, muchas zonas están recibiendo granizadas muy fuertes, incluso en Madrid hemos tenido hoy una amago, aunque realmente aquí más bien hemos tenido miseria meteorológica, como el maestro Nimbus dice…

Pero no, el domingo las nubes y los chubascos serán historia, y el calor volverá a apretar. La inercia del calor hará que las noches sigan siendo de insomnio y por el día nuestro mejor aliado sea nuestro aire acondicionado. Charlaba el otro día con los responsables de Mitsubishi Heavy Industries, como sabéis los patrocinadores de este blog, y me contaban que realmente no dan abasto. Que es, sin lugar a dudas, uno de los años que más están trabajando y en donde la temporada se está alargando más.

Los A/A de MHI, tecnología japonesa que cuida la eficiencia energética.

Los A/A de MHI, tecnología japonesa que cuida la eficiencia energética.

Y quién sabe, quizá en los estudios meteorológicos futuros habría que meter la variable de aires acondicionados vendidos para calibrar la intensidad del calor pasado en verano…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La “luna azul” no será azul

El próximo viernes 31 de julio se producirá un fenómeno llamado luna azul. Sí, Blue Moon, como la canción. Miles, millones de personas querrán ver este “raro” fenómeno , pero me temo que se van a llevar un buen chasco.

Para empezar, el viernes será un día de cíelos muy nubosos y lluvias en la mayor parte de nuestro país. Unicamente el sur se librará del cielo encapotado el sur, con lo que en muchas zonas ni azul, ni roja ni violeta… Los afortunados que puedan ver el cielo y La Luna llena esa noche esperarán ver algo maravilloso, el satélite teñido de azul por algún misterioso efecto atmosférico… Nada más lejos de la realidad. La llamada luna azul no es azul. Sorry. Es del mismo color que todas las noches, ese marfil plateado o ese anaranjado cuando sale o se pone por el horizonte.

¿Pues vaya engaño no?

En realidad se le llama luna azul a la segunda luna llena dentro del mismo mes. Este mes de julio ya la tuvimos el pasado día 2, y este viernes, coincidiendo con el último día de mes, la volveremos a tener. Es. pues, una luna azul.

El color azul de la luna azul brillará por su ausencia... Foto: Ehsan Rostamizadeh.

El color azul de la luna azul brillará por su ausencia… Foto: Ehsan Rostamizadeh.

No es fácil que este hecho pase, no os creáis. La próxima vez será en 2018, y además habrá dos lunas azules, pues habrá dos lunas llenas, en enero y en marzo. Desde 1999 no se había producido esta coincidencia, dos lunas azules en un mismo año.

Entonces, ¿de dónde demonios viene el nombre de luna azul? Parece ser que en la antigua Europa del Medievo esa segunda luna llena no era muy bien recibida porque generalmente significaba que el período de ayuno en cuaresma se alargaba. Usaban la palabra “belewe“, que significa en inglés traidor, y de ahí derivó a blue, azul. Luna azul. Luna traidora que alargaba el ayuno y no era bien recibida.

Pero del color de todas las lunas llenas.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Échale la culpa a El Niño

 

Seguimos para bingo. Para el año más caluroso de la histeria historia con datos registrados. Y tenemos un nuevo sospechoso al que echar las culpas…

Entre otras razones, además del bloqueo omega y de otras consideraciones sobre el cambio climático, tenemos que hablar de El Niño. Sí, ese fenómeno con nombre castellano pero que ocurre al otro lado del planeta.

¿Qué es El Niño?

Venga, respuesta para los impacientes: se trata de una intensificación, tanto en extensión como en profundidad, de las aguas cálidas del Océano Pacífico tropical. Esa parte del océano gana temperatura, se calienta por encima de lo normal, y provoca cosas… (después veremos qué cosas)

El Niño es un fenómeno a escala oceánica, planetaria. No es ni una tormenta, ni una borrasca, ni fuertes vientos. No es ni un tornado ni un huracán, y no se produce directamente en la atmósfera, aunque interacciona de una forma muy directa con ella. Afecta a algo más profundo y con más implicaciones. Al océano, a los mares, los verdaderos reguladores climáticos -además de El Sol- de nuestro planeta. Se trata pues de un calentamiento anómalo de una zona oceánica específica debido a un desequilibrio en las corrientes marinas (aguas cálidas en vez de aguas frías) en la corriente de Humboldt  y, en consecuencia, una provisión elevada y anómala de humedad. Esto da lugar a diferentes efectos a escala planetaria.

Anomalías cálidas actuales en el Pacífico tropical. El Niño se potencia. Fuente earth.nullscholl.net

Anomalías cálidas actuales en el Pacífico tropical. El Niño se potencia. Fuente earth.nullscholl.net

El fenómeno fue nombrado por los pescadores peruanos, que notaban un aumento de la temperatura del agua del mar en fechas próximas a Navidad, con la venida del Niño Jesús. Y así llamaron a este hecho: El Niño. Cuando se producen condiciones opuestas, es decir, un enfriamiento de esa zona del Pacífico tropical, estamos en presencia de La Niña. Digamos que se producen oscilaciones térmicas cada cierto número de años (entre tres y siete años, parece ser). Océano más cálido, fase cálida de esa oscilación, El Niño. Océano más frío, fase fría, La Niña. Si se produce uno, el otro no existe. A esa oscilación se le llama ENSO, El Niño Southern Oscillation u Oscilación Sur)

Indice de variación de la ENSO desde 1950. En rojo Niños, en azul Niñas. Fuente NOAA/CIRES

Indice de variación de la ENSO desde 1950. En rojo Niños, en azul Niñas. Fuente NOAA/CIRES

Desde hace meses El Niño está ganando en intensidad. Ha pasado de ser moderado a ser fuerte, incluso algunos modelos pronostican un El Niño de récord, superior incluso al mítico de 1997. Las anomalías positivas de temperatura pueden llegar casi hasta los 3ºC, según algunos de esos modelos, cuando en 1997 llegaron a 2.3ºC

¿Y qué supone un evento de El Niño fuerte?

Pues en primer lugar mediatiza enormemente el régimen de precipitaciones, haciendo que este otoño quizá aparezcan las lluvias, por fin, en la costa oeste de EEUU, y ayude a que la sequía no siga adelante en California. Se reducirán las precipitaciones en la coste oeste africana y en la zona boscosa de Indonesia. También seguramente sea el causante de una temporada más débil de huracanes en el Atlántico, mientras que en el Pacífico sea más activa. En cuanto a temperaturas, probablemente sea el causante de que 2015 sea el año más caluroso de la historia, desde que se tienen registros, pues incidirá en la circulación atmosférica y el jet stream de forma decisiva. Desde luego provocará un invierno más suave en EEUU y en algunas zonas del hemisferio norte. Todo esto, claro está, si se cumplen las previsiones. 

Estaremos muy pendientes a este fenómeno, por ahora, si este post ha servido para que se entienda mejor, misión cumplida.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Ola de calor histérica

Más que histórica, que lo es, muchas veces me parece estar pasando una ola de calor histérica. Yo, al menos, y dejando aparte los fríos datos, cada vez que oigo “ola de calor” me pongo on fire. Y no digo yo que no lo sea -más bien que no lo haya sido- sino que claramente estamos usando la expresión por encima de nuestras posibilidades.

Cierto es que, según la NOAA y la NASA, el mes de junio de 2015 ha sido el mes más caluroso de la histeria historia desde que se tienen registros -coletilla esta importante y que algunos medios “olvidan” seguramente en pos de un pomposo titular- y cierto es que, visto lo visto y medido lo medido, el actual julio seguramente supere en calores al mes pasado. Tampoco podemos obviar que 2015 superará a 2014 casi con total seguridad como año más cálido de la histeria historia desde que se tienen registros, pues prácticamente 5 de los 7 primeros meses han batido récord de máximas con respecto a la media.

Y todo esto no podemos negarlo, aunque siempre podemos maquillar los datos y usarlos para respaldar nuestras tesis, se la que fuere. Fijaos…

Diferencias con respecto a la media de Junio y Julio desde 1880. Una manera de verlo. Vía NOAA

Diferencias con respecto a la media de Junio y Julio desde 1880. Una manera de verlo. Fuente NOAA

Diferencias anuales con respecto a la media desde 2000. Ya no parece tanto ¿no? Fuente: NOAA

Diferencias anuales con respecto a la media desde 2000. Ya no parece tanto ¿no? Fuente: NOAA

Pero ya. Hasta ahí. Pasarse un poco más supone perder la razón. Quitarle significado a la ola. Pasar a la histeria. Entre la colección de termómetros callejeros mentirosos que nos ofrecen nuestras televisiones, he oído hace poco en los informativos de Tele5 que el resto de 2015 será igual de caluroso. Pues mira, no. Al menos no lo sabemos. Sabemos muy poco de nuestro sistema climático, aprendemos todos los años. ¿Está pasando algo con él? ¿Nos lo estamos cargando?

Mientras el Artico pierde hielo... Fuente NSIDC.

Mientras el Artico pierde hielo… Fuente NSIDC.

...el Antártico lo gana. Fuente NSIDC.

…el Antártico lo gana. Fuente NSIDC.

Desde luego es algo que tenemos que monitorizar. Los fríos datos son muy cálidos, cierto. Pero llevamos midiendo de alguna forma la temperie sólo desde 1.880, y con verdadera fiabilidad únicamente en los último 50 años… Un latido de corazón de Nuestra Casa Tierra. Una chispa de su existencia. Una mijita, como dirían en Cádiz… Y queremos sacar sesudas conclusiones sobre lo que nos pasa y sobre todo, de lo que nos va a pasar. Pues mira, no. Me niego. Achacar el 100% de las culpas al calentamiento global me parece arriesgado, y, en mi humilde opinión y sin ser experto en climatología, creo que la tarea ahora no es asustar, como siento que a veces intentan hacer, sino investigar y divulgar. Aportar recursos para medir más y mejor, para establecer mejores procedimientos, para aunar esfuerzos entre todas las instituciones, para dejarnos de luchas de poderes políticos y económicos y sacar conclusiones sobre lo que nos está pasando. Una utopía vamos.

Quizá no sea muy popular decir que no sabemos nada, o muy poco, pero probablemente sea la descripción más cercana a la realidad.

O no.

Como Platón decía en su Apología de Sócrates, admitiendo sinceramente su ignorancia (afirmación que luego dio origen al célebre Sólo sé que no sé nada…):

— Este hombre, por una parte, cree que sabe algo, mientras que no sabe nada. Por otra parte, yo, que igualmente no sé nada, tampoco creo saber algo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Qué es una frigoría?

Estamos, sin lugar a dudas, ante uno de los años más calurosos de la historia climática registrada (desde 1880) en nuestro planeta. Los datos son concluyentes y provienen de fuentes poco dadas a sensacionalismos: la NASA y la NOAA. Además 2015 viene a quitarle el dudoso honor de ser el año más cálido de la historia a 2014, con lo que estamos ante el segundo año consecutivo que se produce este caluroso hecho.

No sólo el pasado mes de junio ha sido el junio más caluroso desde que se tienen registros, es que además julio va por el mismo camino. La primera quincena en nuestro país es la más calurosa de media en muchas zonas, como Madrid. Y, aunque parece que el calor agobiante irá desapareciendo progresivamente hasta final de mes, los registros se adaptarán a la media normal. Es decir, mucho calor.

Más allá de los fríos datos, que poco o nada refrescan -más bien al revés- os quería hablar de una palabra que a mí, particularmente, me refresca con sólo oírla: frigoría.

Frigorías contra la ola de calor

Pues donde tanto calor estamos pasando, la frigoría es, básicamente, una bendición, pues según la RAE es una medida de la absorción del calor. Aunque a mí, si me permitís, se me queda un poco corta esta definición. Para entendernos, es una unidad de refrigeración. Es la unidad que emplean nuestros aires acondicionados y nuestros frigoríficos y congeladores.

Esto es lo que hace un aire acondicionado. Fuente Mitsubishi HI.

Esto es lo que hace un aire acondicionado. Fuente Mitsubishi HI.

Y es un término curioso, pues está aceptado por la RAE, pero no figura en el Sistema Técnico de Unidades… 

Tiene que ver con la energía necesaria para enfriar. Justo lo que están haciendo este verano nuestros amados aires acondicionados. Cada uno de ellos tiene un poder diferente de refrigeración, es decir, de frigorías. Y he aquí que Mitsubishi Heavy Industries nos facilita una calculadora, para saber, dependiendo de la estancia a acondicionar, cuántas frigorías necesitamos que tenga nuestro aire acondicionado. Es tan fácil como rellenar el cuestionario y, voilà, tienes el aire acondicionado que mejor se adapta a tu casa.

Desde luego, estamos ante, quizá, uno de los veranos más calurosos que hemos vivido, y, si se cumplen algunas previsiones, nos tendremos que ir acostumbrando. No sabemos aún qué pasará en el mes de agosto, pero lo que si sabemos es que el aire acondicionado será nuestro mejor compañero en lo que resta de estación.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La agitada vida de un granizo

Pequeña tregua en los dos próximos días en las temperaturas, y con la tregua, llegan algunas tormentas. Y con ellas, uno de los fenómenos más peligrosos pero a la vez más curiosos de explicar en meteorología: el granizo. Es un fenómeno asociado a fuertes tormentas, sobre todo de primavera y verano, aunque no únicamente.

En este post intentaré cómo se produce y porqué algunas tormentas dejan granizo y otras no. Como siempre, no habrá datos técnicos, el objetivo es que gente sin conocimientos en meteo entienda estos fenómenos y se acerque a ellos.

Las tormentas, básicamente, contienen unas corrientes de viento verticales muy fuertes. Unas corrientes son ascendentes y otras descendentes. Cuando la tormenta nace, las corrientes ascendentes son más fuertes, dominan. Luego es al revés, cuando la tormenta está madura y próxima a terminar, dominan las descendentes. Se podría pensar en una tremenda centrifugadora en donde el aire sube por los laterales y baja por el centro de la tormenta. Aquí se muestra un gráfico de Fernando Llorente Martínez elaborado para la RAM (Revista del Aficionado a la Meteorología).

Estructura de una tormenta. Vía Fernando Llorente Martínez, RAM

Estructura de una tormenta. Vía Fernando Llorente Martínez, RAM

Por otro lado, el vapor de agua de la atmósfera se va condensando en forma de gotas, la típica lluvia que acompaña a las tormentas, que, al empezar a pesar más, baja por el efecto de la gravedad. Sigamos a una de esas miles de millones de gotas, vamos a acompañarla en un viaje algo ajetreado, mareante diría.

Nuestra gota baja atraída por la fuerza de la gravedad, pero se encuentra con esa corriente ascendente, que en la primera fase de la tormenta es muy fuerte, así que es arrastrada hacia arriba y empieza a subir y a subir. Cuanto más fuerte la tormenta, más fuerte la corriente, y más alto sube, con lo que se encuentra temperaturas mucho más bajas. Tanto que se congela, formando un diminuto grano de hielo. Acaba de nacer nuestro granizo.

Cuando el diminuto granizo llega a lo más alto y tiene peso suficiente, la gravedad vuelve a hacer su inevitable trabajo, y tira de él hacia la tierra. Comienza a bajar, en forma de hielo a mucha velocidad, pero, antes de tocar suelo, vuelve a ser capturado, otra vez, por la corriente ascendente. En su camino va haciéndose más grande según sube, captando más gotas de su alrededor, y otra vez, muy arriba, comienza a congelarse, esta vez como un granizo más grande.

Y así durante varias veces. Los granizos, dentro de una gran tormenta, están dando vueltas, subiendo y bajando en un carrusel atmosférico movido por corrientes muy fuertes de aire, primero ascendentes y luego descendentes, y haciéndose más grandes en cada vuelta de tiovivo. Un avión que atravesara ese cumulonimbo, la nube tormentosa, podría recibir impactos de granizo… ¡desde abajo!

Vale…¿y cuando finaliza este proceso? Pues a medida que la tormenta va madurando, las corrientes descendentes son más fuertes, y además, el peso de nuestro granizo aumenta a cada vuelta. Este es ya tan pesado que la gravedad lo atrae con fuerza, y la corriente ascendente, ya debilitada, no puede volver a subirlo. El granizo cae, de forma irreversible.

Cuando vemos granizar, podemos ver granizos de todos los tamaños. Desde gotas pequeñas, que no han podido congelarse y es simple lluvia, pasando por todos los tamaños posibles. Granizos como guisantes, como canicas, como pelotas de pingpong, como pelotas de golf o de tenis… Aquí os dejo fotos de nuestra página de kazatormentasSpain Severe Weather – TiempoSevero (la foto es de uno de los mejores kazatormentas españoles, Jose Quirantes, aka Rayo) y muestra granizos de 3 centímetros recogidos por él mismo en Torija (Guadalajara) en Julio de 2004.

Granizo severo, de más de 2cm. Foto Jose A. Quirantes. Cortesía SSW

Granizo severo, de más de 2cm. Foto Jose A. Quirantes. Cortesía SSW

Granizo gigante caído en Xalapa, en abril de 2014. Foto @MarisaLoar

Granizo gigante caído en Xalapa, el 28 de abril de 2014. Foto @MarisaLoar

Se han documentado granizos hasta de 18 centímetros de diámetro… En los más grandes y peligrosos –a la velocidad a la que caen pueden matar a una persona o animal– se pueden ver las diferentes capas que se han ido añadiendo en cada vuelta de carrusel, del mismo modo que los anillos de un árbol al talarlo.

Así que ya sabéis, si en la próxima tormenta veis granizo caer, primero poneos a salvo, y luego acordaos que el pobre estuvo dando más vueltas que un tiovivo allá arriba.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Mar, viento, sol… ¿amigos o enemigos?

Ya estamos a mediados de Julio, uno de los dos meses de vacaciones por excelencia en nuestro país. Quien más o quien menos ha soñado todo el año con ese momento de llegar cerca del mar, plantar la sombrilla, extender la toalla en la arena y tumbarse al sol entre baño y baño. Y más con estos calores que venimos sufriendo desde hace semanas. Además, por oferta no será, pues nuestro país tiene casi 8.000 kilómetros de costa, muy variada en cuanto a su orografía y morfología, bañadas por dos mares (Mediterráneo y Cantábrico) y un océano (Atlántico).

Muchos actores que el resto del año no son tan protagonistas, adquieren importancia cuando dejamos la zona de confort de nuestros domicilios de interior. Vamos a repasar los riesgos que corremos si no los tenemos en cuenta.

El sol. El gran protagonista. El que regula todo el sistema climático de nuestro planeta. Y el que puede dejarnos varios días aparcados en casa por una buena quemadura o, peor, por una insolación o un golpe de calor. El sol y el calor son los responsables de muchos problemas cada año en nuestro país. Ojo por tanto. Usar cremas protectoras y evitar las exposiciones largas son acciones imprescindibles.

El mar. El gran anhelo de casi todos. La playa, la arena, las olas. Pero ojo, es un medio extraño para la mayoría de nosotros, y las precauciones deben ser extremas. Las banderas de los puestos de socorro están para algo, hay que hacerles caso. Sobre todo las mareas, la resaca. No es nada agradable ver la playa a escasos metros pero ser arrastrado mar adentro.

El viento. En zonas costeras puede hacer que te quedes sin día de playa, a pesar de tener los dos anteriores ingredientes presentes. El viento de levante, por ejemplo, en la zona del estrecho puede arruinar una semana entera de playa, pues levanta la arena y hace que poner la toalla sea literalmente imposible.

La alimentación. Las intoxicaciones alimenticias son propias de esta estación. No suelen ser graves en la mayor parte de las ocasiones, pero sí que pueden fastidiarnos unos cuantos días de nuestras vacaciones.  Mucha precaución y ante la duda sobre si un alimento está bien o mal, a la basura.

Dicho esto, os dejo con algunas de las fotos que he podido hacer estos días pasados en la zona más oriental del Algarve, en la costa sur de nuestro vecino país. Una verdadera maravilla de playas vírgenes y donde aún la fiebre especulativa no ha llegado a hacer mella. Que sea por muchos años.

DSC_0051-01 DSC_0074-01 DSC_0078-01

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El Gran Simulador de Casa Tierra

El sueño de muchos científicos parece que se está convirtiendo en realidad. Poder simular mediante un modelo informático la vida en nuestro planeta, tanto en la tierra como en los océanos, y sus comportamientos futuros. El simulador definitivo. Jugar a Dios.

Ecologistas, biólogos y científicos expertos en medio ambiente, auspiciados por Microsoft Research y un grupo de estudio de las Naciones Unidas, han empleado 3 años en esta ingente tarea, y han creado el GEM (General Ecosystem Model), un modelo que simula la vida de cualquier bicho viviente en nuestro planeta, desde los que realizan la fotosíntesis hasta los que comemos chuletones de Avila. El modelo también es llamado Mandingley Model, por la villa inglesa en donde han estado desarrollando el proyecto, cerca de Cambridge.

Biomasa presente en nuestro océanos y cómo se mueve estacionalmente. Pincha en este vídeo.

Biomasa presente en nuestro océanos y cómo se mueve estacionalmente.

El Gran Simulador es capaz de predecir diferentes comportamientos vitales de cualquier grupo de seres vivos, y probar cómo influyen las interacciones ecológicas entre los individuos que pululamos por aquí para dar forma al mundo natural que habitamos.

Puedes ver este vídeo, en donde podemos observar, de forma estacional, los movimientos de la biomasa oceánica a lo largo del año. Impresionante.

En resumidas cuentas, el modelo es un gran simulador por ordenador de nuestro planeta, y la buena noticia es que el proyecto es open source, es decir abierto para poder bajar el código y colaborar en el proyecto. Si estáis interesados podéis bajarlo en este enlace.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Ropa muy cool para la ola de calor

 

¡Literalmente!

Efectivamente, si pensabas que lo habías visto todo, pues no. Para días como hoy, desde luego, nos vendría muy bien esta ropa que os traigo hoy. Según escribo estas líneas hay más de 40ºC en varias capitales de provincia del interior y del sur peninsular, y nada más y nada menos que 44.9ºC en el aeropuerto de CórdobaMano a mano con muchas zonas del desierto del Sahara.

Estoy seguro de que por esas zonas muchos matarían por estas cazadoras y pantalones que vende la empresa japonesa Kuchofuku. Resulta que tienen un sistema de aire acondicionado implementado en la propia prenda, que incluye dos ventiladores, uno a cada lado, alimentados por una pila de litio que dura hasta 11 horas. Realmente sus principales clientes son empresas de construcción, cadenas de producción y otras que se dedican a trabajos pesados, donde el calor es intenso.

sss

Los pantalones y cazadoras acondicionadas de la empresa  Kuchofucu te airean todo muy bien…

La idea, desde luego, es innovadora, y por lo visto la empresa funciona muy bien y tiene docenas de pedidos. ¿Por qué acondicionar toda la estancia? Enfriemos únicamente a los trabajadores y con ello conseguimos, además, ahorrar energía y costes. La cazadora no es prohibitiva en cuanto al precio, cuesta unos 120€ al cambio, y por lo visto merece la pena. Y además, indudablemente, es mas cool -nunca mejor dicho- que una chaqueta y una corbata…

Además, la empresa japonesa también ofrece otros productos con aire acondicionado incluido, como sillas, camas, almohadones, cojines… ¡A ver lo que tarda alguna empresa cordobesa o sevillana en sacar algo parecido!

ss

En días como hoy necesitaría uno de estos cojines Suzukaze acondicionados en mi casa…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest