El S√°hara fertiliza el Amazonas

 

Nuestro planeta es realmente sorprendente. Sabemos mucho de él, aunque personalmente creo que lo que nos falta por conocer es siempre lo más importante y, quizá, decisivo. De vez en cuando aparecen estudios científicos que sacan a la luz aspectos curiosos y verdaderamente impactantes, como el que os traigo hoy.

Todos sabemos las diferencias tan grandes que hay entre dos ecosistemas que conocemos muy bien, o al menos, nos suenan de toda la vida. El desierto del Sáhara y el bosque del Amazonas. Dos lugares de este planeta totalmente antagónicos. El primero seco y árido. Extremadamente caluroso por el día y frío por la noche, y con una ausencia absoluta de agua. El segundo, por el contrario, verde y exuberante, con abundante agua y humedad, millones de plantas y temperaturas muy constantes.

Seg√ļn el estudio¬†ambos mundos est√°n, de alguna manera, conectados. Desde el S√°hara se levantan inmensas cantidades de polvo des√©rtico que, tras atravesar el Oc√©ano Atl√°ntico, se depositan en las grandes extensiones boscosas del noreste¬†de Am√©rica del Sur. Estas gigantes masas de polvo¬†-unas 22.000 toneladas al a√Īo, seg√ļn algunas estimaciones- contienen fertilizantes que abonan en buena medida el Amazonas, aportando pr√°cticamente la misma cantidad que se pierde en la selva por escorrent√≠as, es decir por arrastre de las aguas.

El desierto sahariano, de alguna manera, fertiliza el bosque amazónico.

Imagen conceptual de la NASA/Goddard Space Flight Center

Imagen conceptual de la NASA/Goddard Space Flight Center

La clave, seg√ļn el estudio de¬†Hongbin Yu, del¬†Centro Interdisciplinar de Ciencia del Sistema Terrestre, est√° en el f√≥sforo y algunos otros fertilizantes que se recogen en ciertas zonas africanas, como en la depresi√≥n de Bodele, en el Chad. All√≠, en el antiguo lecho de un lago,¬†hay¬†enormes dep√≥sitos de microorganismos muertos que contienen mucho¬†f√≥sforo. El mismo que necesita el suelo amaz√≥nico, limpiado frecuentemente por las intensas y persistentes lluvias de la zona.

Esta carambola planetaria está siendo descubierta gracias, cómo no, a un satélite, en este caso el satélite Calipso de la NASA, que estuvo recopilando datos entre 2007 y 2013. Una vez más, la tecnología más puntera nos ayuda a conocer los secretos de nuestro planeta.

De aquellos polvos, estos bosques, podríamos decir. No se puede negar que el sistema de reposición planetario es realmente fascinante.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 pensamientos en “El S√°hara fertiliza el Amazonas

    1. Emilio Rey Autor

      Pues la verdad, quiz√° hubiera sido mejor llamarlo selva o incluso jungla… Bosque a lo mejor se queda un poco corto. Mira lo que nos dice la Wikipedia sobre ello:

      No hay un criterio un√°nime para definir los l√≠mites de las regiones consideradas como selva. Los diccionarios definen a la selva como un terreno silvestre muy poblado de √°rboles,2 condici√≥n que se da com√ļnmente en las regiones tropicales muy lluviosas. En cambio bosque se define como un lugar con √°rboles y arbustos, por lo que es natural que en el habla popular exista una clara diferencia entre lo que es selva de lo que es bosque, as√≠ pues a la selva se le considera una floresta densa, biodiversa, de follaje frondoso, de hoja ancha, siempre verde, con dosel cerrado, ep√≠fitas y complejo sotobosque. En cambio se usa bosque en la floresta rala o semidensa, con dosel abierto, sotobosque simple, hoja caduca y seg√ļn el clima puede ser xer√≥filo, espinoso o subcaducifolio si el clima es seco, o ser caducifolio o de hoja acicular (de con√≠feras) si el clima es fr√≠o.

      Esta aparente claridad que diferenciar√≠a a la selva del bosque, no la encontramos f√°cilmente en otros idiomas; as√≠ pues los estudios m√°s importantes usan el t√©rmino forest, que en las fuentes redactadas en nuestro idioma se ha universalizado como bosque y se ha evitado en gran medida usar el t√©rmino selva, pasando √©sta ha considerarse un ‚Äúbosque tropical o lluvioso‚ÄĚ. El problema se agudiza con los regionalismos, ya que en M√©xico el t√©rmino selva se extiende a todos los bosques tropicales de frondosas, aunque estos sean muy secos; y por otro lado en Chile se llama com√ļnmente selva a las florestas muy h√ļmedas de las latitudes templadas e incluso subpolares, sobre lo cual podr√≠amos a√Īadir que con algo de raz√≥n, si tomamos en cuenta el significado de selva como ‚Äúterreno muy arbolado‚ÄĚ.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 + = cinco