El tornado de Madrid de 1886

El otro día preguntaba en mi cuenta de twitter si había algún tema que os gustaría repasar, alguna duda o curiosidad. Alex Trelis, desde Alcoy, me preguntaba cómo se pudo generar un tornado en Madrid en 1886. Bien, aquí va la respuesta.

El tornado de Madrid del 12 de Mayo de 1886 fue extensamente documentado. Se trató de un F3, con vientos de más de 220 Km por horaque dejó numerosos daños y víctimas. Se calcula en 47 los fallecidos, sobre todo en la zona de Carabanchel y en la ribera del Manzanares.

El Casón del Buen Retiro y la Iglesia de los Jerónimos, en un grabado de la época.

El Casón del Buen Retiro y la Iglesia de los Jerónimos, en un grabado de la época.

No es el primero que ha sufrido Madrid, ni el último, a pesar de no ser Madrid una zona muy propicia para ello. Pero ese día las condiciones reinantes eran las perfectas para la formación de este monstruo que derribó casas y arrasó centenares de árboles, incluidos 400 en el Jardín Botánico. Toda la península se vió afectada por esas tormentas, aunque fue la de la zona centro la más virulenta y la que provocó este fuerte tornado. Probablemente una gran línea inestable atravesó la península, y, en un ambiente que favorecía la convección profunda, se formó una supercélula tornádica, que atravesó la capital de suroeste a noreste.

Desde Carabanchel se dirigió a la Pradera de San Isidro y a la Puerta de Toledo. Arrasó la Ronda de Valencia, la zona de Atocha y luego subió por el Jardín Botánico y el Retiro hasta llegar a Alcalá y Ventas. Por allí fue perdiendo ya fuerza, tras dejar unos kilómetros de destrucción y muerte.

El alcalde de Carabanchel Alto lo describe así: “A las seis vino una nube negra, muy negra, de por allá, y otra, muy negra también, por allá. Las dos se encontraron en el Cerro del Aire y, al chocar, produjeron un ruido terrible, atronador, desencadenando el huracán (tornado) y produciendo centenares de chispas eléctricas”. Parece la típica descripción del choque de dos masas frontales, seguramente el desencadenante del F3.

Otra imagen del Casón del Buen Retiro, tras el impacto tornádico.

Otra imagen del Casón del Buen Retiro, tras el impacto tornádico.

Hay multitud de grabados e ilustraciones de la época, y numerosos estudios realizados con posterioridad, entre ellos este muy completo de Miquel Gayá, y este artículo de Alejandro Polanco en donde nos descubre a Arcimis, quizá el precursor de la meteorología en nuestro país.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + = dieciséis