La agitada vida de un granizo

Pequeña tregua en los dos próximos días en las temperaturas, y con la tregua, llegan algunas tormentas. Y con ellas, uno de los fenómenos más peligrosos pero a la vez más curiosos de explicar en meteorología: el granizo. Es un fenómeno asociado a fuertes tormentas, sobre todo de primavera y verano, aunque no únicamente.

En este post intentaré cómo se produce y porqué algunas tormentas dejan granizo y otras no. Como siempre, no habrá datos técnicos, el objetivo es que gente sin conocimientos en meteo entienda estos fenómenos y se acerque a ellos.

Las tormentas, básicamente, contienen unas corrientes de viento verticales muy fuertes. Unas corrientes son ascendentes y otras descendentes. Cuando la tormenta nace, las corrientes ascendentes son más fuertes, dominan. Luego es al revés, cuando la tormenta está madura y próxima a terminar, dominan las descendentes. Se podría pensar en una tremenda centrifugadora en donde el aire sube por los laterales y baja por el centro de la tormenta. Aquí se muestra un gráfico de Fernando Llorente Martínez elaborado para la RAM (Revista del Aficionado a la Meteorología).

Estructura de una tormenta. Vía Fernando Llorente Martínez, RAM

Estructura de una tormenta. Vía Fernando Llorente Martínez, RAM

Por otro lado, el vapor de agua de la atmósfera se va condensando en forma de gotas, la típica lluvia que acompaña a las tormentas, que, al empezar a pesar más, baja por el efecto de la gravedad. Sigamos a una de esas miles de millones de gotas, vamos a acompañarla en un viaje algo ajetreado, mareante diría.

Nuestra gota baja atraída por la fuerza de la gravedad, pero se encuentra con esa corriente ascendente, que en la primera fase de la tormenta es muy fuerte, así que es arrastrada hacia arriba y empieza a subir y a subir. Cuanto más fuerte la tormenta, más fuerte la corriente, y más alto sube, con lo que se encuentra temperaturas mucho más bajas. Tanto que se congela, formando un diminuto grano de hielo. Acaba de nacer nuestro granizo.

Cuando el diminuto granizo llega a lo más alto y tiene peso suficiente, la gravedad vuelve a hacer su inevitable trabajo, y tira de él hacia la tierra. Comienza a bajar, en forma de hielo a mucha velocidad, pero, antes de tocar suelo, vuelve a ser capturado, otra vez, por la corriente ascendente. En su camino va haciéndose más grande según sube, captando más gotas de su alrededor, y otra vez, muy arriba, comienza a congelarse, esta vez como un granizo más grande.

Y así durante varias veces. Los granizos, dentro de una gran tormenta, están dando vueltas, subiendo y bajando en un carrusel atmosférico movido por corrientes muy fuertes de aire, primero ascendentes y luego descendentes, y haciéndose más grandes en cada vuelta de tiovivo. Un avión que atravesara ese cumulonimbo, la nube tormentosa, podría recibir impactos de granizo… ¡desde abajo!

Vale…¿y cuando finaliza este proceso? Pues a medida que la tormenta va madurando, las corrientes descendentes son más fuertes, y además, el peso de nuestro granizo aumenta a cada vuelta. Este es ya tan pesado que la gravedad lo atrae con fuerza, y la corriente ascendente, ya debilitada, no puede volver a subirlo. El granizo cae, de forma irreversible.

Cuando vemos granizar, podemos ver granizos de todos los tamaños. Desde gotas pequeñas, que no han podido congelarse y es simple lluvia, pasando por todos los tamaños posibles. Granizos como guisantes, como canicas, como pelotas de pingpong, como pelotas de golf o de tenis… Aquí os dejo fotos de nuestra página de kazatormentasSpain Severe Weather – TiempoSevero (la foto es de uno de los mejores kazatormentas españoles, Jose Quirantes, aka Rayo) y muestra granizos de 3 centímetros recogidos por él mismo en Torija (Guadalajara) en Julio de 2004.

Granizo severo, de más de 2cm. Foto Jose A. Quirantes. Cortesía SSW

Granizo severo, de más de 2cm. Foto Jose A. Quirantes. Cortesía SSW

Granizo gigante caído en Xalapa, en abril de 2014. Foto @MarisaLoar

Granizo gigante caído en Xalapa, el 28 de abril de 2014. Foto @MarisaLoar

Se han documentado granizos hasta de 18 centímetros de diámetro… En los más grandes y peligrosos –a la velocidad a la que caen pueden matar a una persona o animal– se pueden ver las diferentes capas que se han ido añadiendo en cada vuelta de carrusel, del mismo modo que los anillos de un árbol al talarlo.

Así que ya sabéis, si en la próxima tormenta veis granizo caer, primero poneos a salvo, y luego acordaos que el pobre estuvo dando más vueltas que un tiovivo allá arriba.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “La agitada vida de un granizo

  1. Pingback: La agitada vida de un granizo. - SABIAS UN DATO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − cuatro =