Ola de calor histérica

Más que histórica, que lo es, muchas veces me parece estar pasando una ola de calor histérica. Yo, al menos, y dejando aparte los fríos datos, cada vez que oigo “ola de calor” me pongo on fire. Y no digo yo que no lo sea -más bien que no lo haya sido- sino que claramente estamos usando la expresión por encima de nuestras posibilidades.

Cierto es que, según la NOAA y la NASA, el mes de junio de 2015 ha sido el mes más caluroso de la histeria historia desde que se tienen registros -coletilla esta importante y que algunos medios “olvidan” seguramente en pos de un pomposo titular- y cierto es que, visto lo visto y medido lo medido, el actual julio seguramente supere en calores al mes pasado. Tampoco podemos obviar que 2015 superará a 2014 casi con total seguridad como año más cálido de la histeria historia desde que se tienen registros, pues prácticamente 5 de los 7 primeros meses han batido récord de máximas con respecto a la media.

Y todo esto no podemos negarlo, aunque siempre podemos maquillar los datos y usarlos para respaldar nuestras tesis, se la que fuere. Fijaos…

Diferencias con respecto a la media de Junio y Julio desde 1880. Una manera de verlo. Vía NOAA

Diferencias con respecto a la media de Junio y Julio desde 1880. Una manera de verlo. Fuente NOAA

Diferencias anuales con respecto a la media desde 2000. Ya no parece tanto ¿no? Fuente: NOAA

Diferencias anuales con respecto a la media desde 2000. Ya no parece tanto ¿no? Fuente: NOAA

Pero ya. Hasta ahí. Pasarse un poco más supone perder la razón. Quitarle significado a la ola. Pasar a la histeria. Entre la colección de termómetros callejeros mentirosos que nos ofrecen nuestras televisiones, he oído hace poco en los informativos de Tele5 que el resto de 2015 será igual de caluroso. Pues mira, no. Al menos no lo sabemos. Sabemos muy poco de nuestro sistema climático, aprendemos todos los años. ¿Está pasando algo con él? ¿Nos lo estamos cargando?

Mientras el Artico pierde hielo... Fuente NSIDC.

Mientras el Artico pierde hielo… Fuente NSIDC.

...el Antártico lo gana. Fuente NSIDC.

…el Antártico lo gana. Fuente NSIDC.

Desde luego es algo que tenemos que monitorizar. Los fríos datos son muy cálidos, cierto. Pero llevamos midiendo de alguna forma la temperie sólo desde 1.880, y con verdadera fiabilidad únicamente en los último 50 años… Un latido de corazón de Nuestra Casa Tierra. Una chispa de su existencia. Una mijita, como dirían en Cádiz… Y queremos sacar sesudas conclusiones sobre lo que nos pasa y sobre todo, de lo que nos va a pasar. Pues mira, no. Me niego. Achacar el 100% de las culpas al calentamiento global me parece arriesgado, y, en mi humilde opinión y sin ser experto en climatología, creo que la tarea ahora no es asustar, como siento que a veces intentan hacer, sino investigar y divulgar. Aportar recursos para medir más y mejor, para establecer mejores procedimientos, para aunar esfuerzos entre todas las instituciones, para dejarnos de luchas de poderes políticos y económicos y sacar conclusiones sobre lo que nos está pasando. Una utopía vamos.

Quizá no sea muy popular decir que no sabemos nada, o muy poco, pero probablemente sea la descripción más cercana a la realidad.

O no.

Como Platón decía en su Apología de Sócrates, admitiendo sinceramente su ignorancia (afirmación que luego dio origen al célebre Sólo sé que no sé nada…):

— Este hombre, por una parte, cree que sabe algo, mientras que no sabe nada. Por otra parte, yo, que igualmente no sé nada, tampoco creo saber algo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “Ola de calor histérica

  1. Pingback: Ola de calor histérica. - SABIAS UN DATO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 − tres =