Archivo de la etiqueta: atlas de nubes

Surf celeste: la gloria matutina

 

Pocas veces se le pone un nombre específico a una nube. Pero la nube que os traigo hoy lo merece. Es absolutamente especial. Pero comencemos por el principio…

¿Qué es una nube?

Intentaré explicarlo de forma sencilla. El aire que nos rodea contiene una determinada cantidad de vapor de agua, de humedad. Cuanto más caliente está dicho aire más cantidad de vapor de agua es capaz de contener. Cuanto más frío, menos. Esta humedad es capaz de “esconderse“, de integrarse en el aire, y que no la veamos. Pero si esta humedad, por alguna razón, aumenta, o la temperatura del aire desciende, la humedad ya no puede esconderse y se condensa, formando minúsculas gotas de agua, y entonces aparece la nube, somos capaces de verla.

Ya sabéis que las nubes, más allá de tener formas y colores, tienen nombres. El meteorólogo inglés Luke Howard las clasificó en el siglo XIX en tres grandes categorías: cirros, cúmulos y estratos. Es la clasificación que todos aprendimos en el cole. Sin embargo, esta división es demasiado simple para definir un mundo nuboso prácticamente infinito. Cada una de estas categorías contiene diferentes subdivisiones y características propias, y se combinan entre sí hasta formar cientos de nombres diferentes, todos ellos en latín. Además, si la nube deja precipitación, aparece el apelativo nimbo, que vuelve a ampliar la gama.

No os quiero aburrir con nombres de nubes, para ello tenéis excelentes Atlas de Nubes. Mi preferido es el WolkenAtlas, que está en alemán, pero que muestra miles de fotos de muy buena calidad y es una maravilla visual.

Hoy os traigo, como os decía, una nube muy especial: la nube de la gloria de la mañana, o morning glory. Para verla no sólo hay que tener mucha suerte, sino que hay que irse al Golfo de Carpentaria, al norte de Australia, ni más ni menos. Y en una época del año muy reducida, de dos meses: septiembre y octubre. Cada año cientos de surferos aéreos se dan cita en las inmediaciones, pues esta nube es lo más parecido a una ola en el cielo que puede ser cabalgada. Puede medir más de 1.000 kilómetros de longitud y hasta 2 kilómetros de altura, y tiene forma de rollo gigantesco. Una maravillosa demostración de lo que es capaz nuestra atmósfera.

La morning glory se forma con unas condiciones meteorológicas muy complejas, en la wikipedia se explica muy técnicamente, si os apetece conocer algo más. Aquí simplemente os cuento que la experiencia de surfear una nube el el cielo con una avioneta debe ser de las más alucinantes que existen…

Morning glory fotografiada por Kent Wien en Australia.

Morning glory fotografiada por Kent Wien en Australia.

Morning glory fotografiada por Tex Battle en Burketown, en septiembre de 2010.

Morning glory fotografiada por Tex Battle en Burketown, en septiembre de 2010.

Morning glory fotografiada por Mick Petroff desde una avioneta.

Morning glory fotografiada por Mick Petroff desde una avioneta.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest