Archivo de la etiqueta: tornado

Desmontando Twister

Me encanta el cine. Sobre todo el de ciencia ficción, pero puedo ver casi cualquier género. Y por supuesto, me encantan las películas en donde la meteorología es protagonista. Hay docenas de películas con ese tema como argumento principal, o, al menos, con algunas escenas en donde un fenómeno meteorológico o climatológico, es el centro de la acción.

Desde la deliciosa El Mago de Oz (Metro-Goldwyn-Mayer, 1939), donde Dorothy, interpretada por una jovencita Judy Garland, es transportada a Munchkinland como consecuencia de los efectos de un tornado, a la infumable saga de Sharknado y Sharknado 2 (Syfy, 2013 y 2014), donde huracanes y tornados (muy a lo loco) arrojan sobre la ciudad de Los Angeles un buen puñado de tiburones antropófagos.

El día de mañana (20th Century Fox, 2004) es otro ejemplo, aunque me reservo mis comentarios para otro post. Sólo diré que es un producto para el cine y que poco o nada tiene que ver con lo que puede pasar en nuestra Casa Tierra en las próximas décadas, en mi humilde opinión.

También en muchas series hay momentos mágicos relacionados con la temperie. Hace poco veía el 2×03 de Mad Men, en donde la escena que comienza sobre el minuto 20 es una verdadera delicia, en mi opinión, con tormenta y granizos incluidos…

Pero sin duda es Twister (Amblin Entertainment, 1996) la que refleja en mejor medida el trabajo de los kazatormentas y el tiempo severo. Lo confieso, adoro esa película y la he visto varias veces. Y siempre me emociona. Pero hoy vengo a desmontarla. Ojo, que hay spoilers.

Twister fue la primera película en ser lanzada en DVD.

Twister fue la primera película en ser lanzada en DVD.

Empezaré diciendo que muchas de las situaciones, comentarios técnicos y escenas son creíbles, incluso la competición entre diferentes grupos de kazatormentas –stormchasers– por conseguir las mejores tomas -y, por ende, conseguir más dinero- existe. Sin ser llevada al extremo claro. El satélite que se menciona, GOES8, existe. Los efectos especiales están bien hechos y se nota que los guionistas se documentaron. Incluso Dorothy, el dispositivo que los protagonistas logran introducir dentro de un tornado -nombrado precisamente por el papel de la Garland en El Mago de Oz- tiene a su homólogo en la vida real, un aparato de 180 Kg. llamado TOTO (TOtable Tornado Observatory) que desafortunadamente no tuvo mucho éxito. El tornado final es, además, muy parecido al EF3 de El Reno, en 2013.

La lista de curiosidades es muy amplia también.

Qué falla en Twister.-

Pero si nos ponemos serios, es decir, si miramos la película desde un punto de vista científico, las cosas no funcionan igual. Para empezar, a pesar de la gran cantidad y severidad de los tornados, incluido el final de categoría F5, el más poderoso de todos, únicamente hay 3 muertes conocidas. Poco creíble. Además, el tornado que causa la muerte del padre de Jo (Helen Hunt) al principio de la cinta, se anuncia en televisión como “un F5”, estando situada la acción en 1969. Una información imposible, al ser establecida la escala Fujita dos años después, en 1971. (La actual escala mejorada de Fujita se introdujo en 2007).

Además, un tornado se categoriza en función de sus daños, es decir, a toro pasado. No antes de que se produzca. No se puede saber con anterioridad la velocidad de los vientos y qué destrozos va a dejar. No puede verse un tornado y decir: “Oh, Dios mío, ¡un F3!“. Evidentemente se puede adivinar si va a ser más o menos fuerte, dependiendo del tamaño, pero asignarle categoría sólo se puede hacer cuando todo ha pasado.

Gary England, un famoso -y real- meteorólogo, usa en su emisión televisiva imágenes de radar para alertar a los ciudadanos, cuando no fue hasta 1973 cuando realmente se usaron. Por él mismo, curiosamente. De la ficción a la realidad.

En cuanto a la duración de los tornados, también podríamos argumentar. Los tornados se alimentan de energía diurna, del calor y se producen por los choques de masas de diferentes temperaturas y humedades, más algunos ingredientes aún no del todo conocidos. En la película, el timing está adaptado a la acción, algo que normalmente no sucede así. Los tornados nocturnos, a pesar de haberlos, son poco habituales.

Como curiosidad, en la presentación en DVD en castellano hay un gran error, confundiendo tornado con huracán, fijaos en el detalle de la carátula…

Un verdadero error en la carátula de Twister...

Un verdadero error en la carátula de Twister…

Vayamos con los refugios que escogen algunos de los protagonistas. Desde luego parece un catálogo de los sitios precisamente a evitar en una circunstancia así. En una escena se meten debajo de un puente, cuando ahí realmente los vientos se encajonan aún más y se produce un efecto de succión más intenso. En otra ocasión se refugian en un gran hangar. Error, los intensos vientos se llevan por delante este tipo de estructuras. O permanecen en sus vehículos, otro error, pues vuelan por los aires como papelillos… Y no digamos en la escena final, cuando Jo y Bill se atan con… ¡un cinturón!… a una endeble tubería y, a pesar de que el F5 les pasa por encima e incluso les hace ponerse boca abajo, …sobreviven (ver foto).

En los tornados la causa principal de muerte es el impacto a mucha velocidad de los escombros que arrastra el intenso viento. Cualquier pedazo de madera, piedra, metal, etc, es un auténtico proyectil arrastrado a cientos de kilómetros por hora, que atraviesa absolutamente cualquier superficie. Incluso la vaca y el trailer de 18 ruedas que salen volando es algo real, que puede pasar. Bueno, pues ni un rasguño en esa escena final. Perdón, pero NO ME LO CREO.

Quizá la escena que menos me creo de toda la película...

Quizá la escena que menos me creo de toda la película…

Dejaré para otro post una discusión un poco más técnica sobre el cono de silencio de los tornados… Muy interesante y algo que también se menciona en la película de manera poco afortunada…

En fin, tampoco se trata de hacer un repaso exhaustivo de toda la película. Como decía, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Yo, desde luego, seguiré viéndola y disfrutando como un enano cada vez que tenga oportunidad de verla, pero no podré evitar una pequeño gesto de desaprobación en estos momentos tan poco realistas…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El tornado de Madrid de 1886

El otro día preguntaba en mi cuenta de twitter si había algún tema que os gustaría repasar, alguna duda o curiosidad. Alex Trelis, desde Alcoy, me preguntaba cómo se pudo generar un tornado en Madrid en 1886. Bien, aquí va la respuesta.

El tornado de Madrid del 12 de Mayo de 1886 fue extensamente documentado. Se trató de un F3, con vientos de más de 220 Km por horaque dejó numerosos daños y víctimas. Se calcula en 47 los fallecidos, sobre todo en la zona de Carabanchel y en la ribera del Manzanares.

El Casón del Buen Retiro y la Iglesia de los Jerónimos, en un grabado de la época.

El Casón del Buen Retiro y la Iglesia de los Jerónimos, en un grabado de la época.

No es el primero que ha sufrido Madrid, ni el último, a pesar de no ser Madrid una zona muy propicia para ello. Pero ese día las condiciones reinantes eran las perfectas para la formación de este monstruo que derribó casas y arrasó centenares de árboles, incluidos 400 en el Jardín Botánico. Toda la península se vió afectada por esas tormentas, aunque fue la de la zona centro la más virulenta y la que provocó este fuerte tornado. Probablemente una gran línea inestable atravesó la península, y, en un ambiente que favorecía la convección profunda, se formó una supercélula tornádica, que atravesó la capital de suroeste a noreste.

Desde Carabanchel se dirigió a la Pradera de San Isidro y a la Puerta de Toledo. Arrasó la Ronda de Valencia, la zona de Atocha y luego subió por el Jardín Botánico y el Retiro hasta llegar a Alcalá y Ventas. Por allí fue perdiendo ya fuerza, tras dejar unos kilómetros de destrucción y muerte.

El alcalde de Carabanchel Alto lo describe así: “A las seis vino una nube negra, muy negra, de por allá, y otra, muy negra también, por allá. Las dos se encontraron en el Cerro del Aire y, al chocar, produjeron un ruido terrible, atronador, desencadenando el huracán (tornado) y produciendo centenares de chispas eléctricas”. Parece la típica descripción del choque de dos masas frontales, seguramente el desencadenante del F3.

Otra imagen del Casón del Buen Retiro, tras el impacto tornádico.

Otra imagen del Casón del Buen Retiro, tras el impacto tornádico.

Hay multitud de grabados e ilustraciones de la época, y numerosos estudios realizados con posterioridad, entre ellos este muy completo de Miquel Gayá, y este artículo de Alejandro Polanco en donde nos descubre a Arcimis, quizá el precursor de la meteorología en nuestro país.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest